Testimonios

Las familias y acompañantes que han acudido al Ovillo en estos años han querido compartir cómo ha sido su vivencia. Aquí os dejamos algunos de sus testimonios:



Ana: Un espacio donde sentir la aceptación plena de adultos y peques. Un espacio de amor y libertad de aprendizaje personal sintiéndose acompañada.
Natalia: El Ovillo, un sueño, un proyecto realizado, compartido, todo un aprendizaje con peques y adultas.
Ana: Por el Ovillo solo puedo sentir amor y una inmensa gratitud. Sentí que compartía la maternidad de Leo con su acompañante. Se creó un vínculo realmente hermoso. Sentí también que, en esos momentos, no había un lugar en el mundo donde pudiera estar mejor.
Esther: Es una gran alegría que exista un espacio donde llevar a mi hija como El Ovillo, pensado por y para los más pequeños, libre de juicios, donde se le respeta como persona al igual que a sus ritmos y procesos y se le trata con una delicadeza y mimo familiares, pudiendo desarrollarse así en armonía, rodeada del amor de las acompañantes, grandes personas y profesionales que pasan a ser figuras de vital importancia.
Como madre da muchísima tranquilidad saber que se queda cada día en tan buenas manos y que ella disfruta tanto la experiencia.
Raquel: Para nosotros lo que sin duda hace especial al Ovillo son sus acompañantes, el cuidado, la cercanía con la que nos han tratado. Saben lo que hacen y se entregan de una manera que me emociona. Nos seguimos acordando de vosotras, y cada vez que se nombra el Ovillo en casa Raúl dice «Ana».